Lo que aún no sabes del MOOC

Lo que aún no sabes del MOOC

Lo que aún no sabes del MOOC. Los vídeos online ya pueden ser una solución a tu rendimiento académico, ya sea para terminar esa carrera que tienes pendiente, para mejorar tus aptitudes y tu carrera profesional, o para documentarte sobre el tema que tanto te interesa, así como encontrar la manera de dar con la página web que te quite de dudas. Y cuando encuentras lo que buscas y te permite crecer intelectualmente, lo difícil es ser constante y eficaz en tu concentración. A nadie le gusta dejar los planes a medio hacer, y la concentración es una capacidad que no todo el mundo tiene.
 
¿Necesitas encontrar un formato de aprendizaje que te mantenga la concentración, y que además, sea dinámico y eficaz en tus procesos? Si aún no tienes la respuesta, nosotros la buscamos por ti: los cursos online o vídeos MOOC.
 
MOOC

 

Los MOOC son ahora una herramienta muy utilizada entre los estudiantes y profesionales que quieren aumentar sus conocimientos sobre un tema concreto. Consiste en cursos en línea destinado a aquellas personas que buscan una participación ilimitada y con acceso abierto a través de la web. MOOC viene del acrónimo en inglés Massive Online Open Courses (cursos online masivos y abiertos), y su característica más marcada es la posibilidad de cursar a distancia, sea quien sea, sin límites, y gratuito. Y ahora te preguntarás ¿por qué un MOOC puede ayudarme en concentración y en rendimiento académico? Los MOOC son cursos online, pues se puede introducir cualquier soporte académico para cursarlo. El vídeo, en concreto, es lo que más le caracteriza, ya que mediante éste puedes aprender los diferentes conceptos, cuando quieras y a tu ritmo. Y no sólo eso, ahora sí podrás decir que tu profesor es docente en algunas de las más prestigiosas universidades como Harvard o Yale, sin moverte de tu casa ni de tu oficina.

 

Sus vídeos son atractivos, dinámicos, interactivos, de vocación y con un toque personal. Los cursos MOOC utilizan vídeos con formatos creados y dedicados exclusivamente para ti, pues saben muy bien cómo enfocar la explicación, con que soportes y con qué objetivo. Es sin duda, una alternativa al aprendizaje convencional en universidades, y se ha convertido en uno de los experimentos pedagógicos más trascendentes del siglo. ¿Lo veías imposible? El conocimiento se ha democratizado gracias a Internet, y ahora puedes consumir información gratuitamente. Los vídeos, además, te proporcionan esa concentración tan delicada que a veces te deja tirado a mitad de camino. Al tratarse de vídeos interactivos y con grandes oradores, no te será tan difícil mantener la vista clavada en la pantalla.

 

En 2008, George Siemens y Stephen Downes pusieron en marcha el primer MOOC, que revolucionó el mundo de la educación. Posteriormente Sebastian Thrun, padre de la Inteligencia Artificial, dio el impulso definitivo en 2011 en la Universidad de Stanford (California), con más de 160.000 estudiantes unidos. Gracias a ese exitoso proyecto, se creó Coursera, donde se ofrecen los cursos de Stanford, Berkeley, Duke, Princeton, Toronto, Pennsylvania, la Politécnica de Laussane, y muchas más universidades prestigiosas.

 

Es evidente que los MOOC han dado mucho que decir a nivel formativo y educativo. Miles de estudiantes confían en las posibilidades que ofrecen los MOOC, incrementando así su formación y su eficacia a nivel de aprendizaje.

 
Contacto
 

El pilar de los MOOC

Te estarás preguntando cuál es el pilar que sustenta los MOOC, ya que el hecho de ser gratuito e ilimitado no parece alimentar mucho los beneficios de este modelo de negocio. Los MOOC tienen como principio fundamental la gente, es decir, cuantos más estén en la plataforma mejor.

 

Existe una financiación en los MOOC, y de hecho, los proyectos más famosos lo hacen por las propias universidades que los lideran. Además, hay que mencionar que el futuro del MOOC no tiene porque ser gratuito; por ejemplo, según el profesor renombrado Sebastian Thun “un curso en Stanford puede costar en torno a los 40.000 dólares sin contar el coste de la vida. Si ponemos de media que ese curso está formado por 200 alumnos, en total, son unos 8 millones de dólares. Si trasladamos esta cifra a la educación abierta, si se cobra 50 dólares como una especie de tasa a cada uno de los 200.000 estudiantes que imparten un hipotético curso, se recaudaría 10 millones de dólares. Una tasa que se puede ajustar a los ingresos de los estudiantes”. Claro está que la diferencia es descarada, pues la idea de financiar los MOOC con el cobro de los cursos no parece tan desorbitada. Existe también la contemplación de seguir con la gratuidad de los cursos MOOC, pero con el cobro del proceso de certificación.

 

Por otro lado, no podemos olvidar a las empresas ya que éstas pueden tener algún interés en los cursos. Un MOOC tiene un claro atractivo para contratar a los mejores empleados, así que puede haber empresas que quieran financiar los MOOC con el fin de encontrar posteriormente a los mejores estudiantes y contratarlos.

 

Así pues, si bien es cierto que cualquier movimiento en masa es difícil de gestionar, ya sea por la complejidad de los foros de discusión o por la verificación de la identidad de los estudiantes, vale la pena llevar a cabo un proyecto así. La posibilidad de tener una alternativa supone una auténtica revolución educativa en la que las aulas, por primera vez, serán virtuales. Y evidentemente esto no se queda aquí, todo el mundo puede volver a estudiar o acabar los estudios pendientes. El vídeo online está más en auge que nunca.

 

Posicionamiento MOOC

Cabero junto a las tecnologías Gartner (empresa consultora y de investigación de las tecnologías de la información) han dado con el posicionamiento de los MOOC durante el período 2012-2015.

En la siguiente gráfica podremos ver el proceso del estudio:MOOC gráfica

 

Los MOOC alcanzan su máximo pico en el 2013, dando paso a una considerable bajada al año siguiente hasta conseguir remontar en 2015, venciendo la “rampa de consolidación” y alcanzando la “meseta de productividad”. Es evidente que los MOOC han conseguido situarse en la tasa de maduración, y es ahora cuando empiezan a ser nombrados por los diferentes públicos.

 

Los medios de comunicación también dan el empujón que necesitaban estos cursos online. Un ejemplo es el de Antena 3 TV, que hace unos meses dio a conocer una noticia sobre los MOOC y sus diferentes usos en el ámbito educativo. Además, la UNED ha grabado un programa exclusivo para los MOOC, en la radio 3. Fue dirigido por Tiberio Feliz, profesor de la Facultad de Educación de la UNED y miembro del proyecto ECO. Los medios de comunicación hacen un trabajo esencial en el mercado los MOOC, fomentan su nombre, su utilidad y sus beneficios. Sin duda alguna los MOOC están ahora en su momento más altivo de sus tiempo, y de hecho en el 2015 los MOOC han alcanzado su punto más alto en productividad.

 

No hemos de pasar por alto los diferentes desafíos de los MOOC. Uno de los más temidos es el abandono de los cursos, difícil de controlar. Luego por otro lado existen los desafíos vinculados con la evaluación de los cursos, que en general se basan más en la cuantitativa que cualitativa. Es evidente que la evaluación de estos cursos se complica por sus condiciones, pero imposibilita nada. Existen diferentes evaluaciones basadas en diferentes conceptos:

 

  • Automatismos: son las evaluaciones que se realizan mediante programas automáticos, ya sea mediante el verdadero o falso, o test de auto-evaluación de opción múltiples. De esta manera se ahorra el tiempo invertido en la corrección de los exámenes o de las diferentes pruebas que ofrece los MOOC.
  • Autoridad: son las evaluaciones que están a cargo de un profesor. Los MOOC, al ser cursos online masivos, no ofrecen casi nunca este tipo de evaluación.
  • Interacción social: son las evaluaciones que se basan en la participación y el intercambio en distintos tipos de redes sociales, blogs, microblogging y foros. En los MOOC este tipo de evaluación es sin duda la más utilizada.
  •  

    Evidentemente, la evaluación de un examen o de una prueba es un factor importante para un estudiante, pero no es ni mucho menos decisivo en la decisión de abandonar o no un curso MOOC. Los profesionales trabajan para mejorar la interacción con el público y tratan de implantar diferentes formatos para evaluar los test o pruebas MOOC con más seguridad y de forma más cercana al estudiante. Así que la evaluación no es el problema del estudiante que abandonan.

     

    Siempre nos han inculcado desde bien pequeños que en esta vida nada es perfecto y que nadie nos regala nada. Si bien es cierto que la perfección cuesta de alcanzar, los cursos MOOC nos da facilidades, y su gratuidad es una de ellas. Sin olvidar también, que te ofrecen cursos de alta calidad, con posibilidad de experimentar y lograr objetivos con mayor independencia.

     

    Nosotros, desde Factoría Creativa, te ayudamos a crear gamificación, cursos online MOOC o COOC para que puedas llevar tu experiencia cuando, a quien y donde quieras.

     
    Contacto
     
     



    Uso de cookies

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies, pinche el enlace para mayor información. Mas Información CERRAR